Victorina López Hilario – Ganadora del Premio Nacional de Ciencias y Artes 2015

Views: 684

GANADORA DEL PREMIO NACIONAL DE CIENCIAS Y ARTES 2015

Victorina López Hilario
Victorina López Hilario

La guerrerense Victorina López Hilario obtuvo el Premio Nacional de Ciencias y Artes 2015 en la categoría Artes y Tradiciones Populares, y recibió su premio ayer en la ciudad de México en Palacio Nacional.

La tejedora indígena, que nació en la comunidad de Piedra Pesada, municipio de Xochistlahuaca, obtuvo el galardón con la elaboración de un huipil con la iconografía amuzga, expresión que “representa un rescate y revalorización del telar de cintura en una prenda emblemática como es el huipil, además de conocer y trabajar todo el proceso, desde los tintes naturales hasta el terminado del textil, implementando una gran originalidad y creatividad. Además de ser una mujer indígena cuya lengua materna es el amuzgo”.

Empezó desde los 14 años, relató, “empecé a trabajar con el telar de cintura desde los 7 años pues es mucha la pobreza en el pueblo y el único trabajo que tenemos las mujeres es el telar de cintura; la mamá lo hace, las hijas lo aprenden”.

En ese sentido, abundó en que promovió la fundación Flor de Canazúchitl con las artesanas de Piedra Pesada (1995) y su creación tuvo un efecto multiplicador en la región, ya que hoy cuenta con media docena de cooperativas, asociaciones u organizaciones similares, establecidas por muchas otras mujeres.

Asimismo, por su contribución a la difusión, preservación y engrandecimiento de las artes y las tradiciones populares de la entidad.

Victorina López Hilario nació en la región de la Montaña y heredó de sus padres la habilidad para elaborar hilos de algodón así como las distintas técnicas para elaborar distintas prendas con el telar de cintura, dice su ficha bibliográfica.

La misma agrega que comercializó sus productos textiles, en principio, en Acapulco, Chilpancingo y Ometepec y con el paso del tiempo, comenzó a llevar las prendas fuera del mercado local, hasta llegar a la Ciudad de México.

En 1995 promovió la fundación de “Flor de Canazúchitl” con las artesanas de Piedra Pesada y su creación tuvo un efecto multiplicador en la región,  ya que hoy cuenta con media docena de cooperativas, asociaciones u organizaciones similares, establecidas por muchas otras mujeres.

Cuenta con gran reconocimiento por su excelencia en la manufactura de textiles en telar de cintura, altamente especializada en prendas de algodón coyuchi (‘del color del coyote’, color castaño), verde y blanco, así como tintes naturales e hilos industriales.

En 2011 participó en el Primer Encuentro Latinoamericano de Tejido Artesanal: Tejiendo la Patria Grande, en Buenos Aires, Argentina, y ha obtenido de forma individual, el primer lugar en el Gran Premio Nacional de Arte Popular FONART, en la modalidad de Textil en algodón (1995); la Mención por su participación y compromiso a favor de las mujeres rurales de México, en el Foro Nacional: Aportaciones de las Mujeres Rurales para un Desarrollo Rural Sustentable, efectuado en la Cámara de Diputados de la Ciudad de México (2010) y el galardón del Concurso Nacional de Expositores del Pabellón Artesanal Texcoco 2010 entre otros.

Desde 1997 y hasta la fecha imparte el taller de telar de cintura en la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía “Manuel del Castillo Negrete” del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

El premio, que este año cumple 70, lo recibió de manos del presidente Enrique Peña Nieto, quien entregó en total 12 premios en distintas categorías.

El evento fue amenizado por el grupo musical Los Folkloristas, quienes también recibieron el galardón en la misma categoría.

Esta no es la primera vez que una tejedora tradicional de Xochistlahuaca gana un Premio Nacional: de la mano de Florentina López de Jesús (1939-2014), también se obtuvo un primer lugar en el Gran Premio de Arte Popular, Fonart en 1991, y el Premio Nacional de Artesanías de Secofi en 1993.