Soledad y Quisiera ser inmortal

Views: 40

Por Manuel Salvador Leyva M.

S O L E D A D

Amada Soledad, que la conoces

más que mi fiel amor que se eterniza

o que mi corazón que la idealiza…,

te ruego que le digas que la adoro

que me angustia el temor de sus olvidos,

que sin verla mi espíritu agoniza

y sólo su cariño, es lo que imploro.

Que anhelo ser silencio en su camino

así como la aurora, que la besa…,

que seré un fiel lucero en su destino

alumbrando la flor de su belleza;

me habré de conformar con ser su sombra

o murmullo de arroyo cristalino

que a sus plantas, se tienda como alfombra.

Y si no te escuchara, amada Soledad

en su bello universo, omnipotente,

por orgullo o por ser indiferente…,

te pido que retornes, por piedad,

a mi triste bohío tan silente

y amando su recuerdo, Soledad,

viviremos los dos, eternamente.

QUIERO SER INMORTAL

Un amor como el tuyo sé que no lo merezco

pero tanto te adoro que ni a Dios obedezco,

qué me importa el gente y qué me importa la destino

y no tengo más leyes que seguir tu camino.

En la esfera del tiempo era un ave sin nido

de no haberte encontrado caminaba al olvido,

tus caricias forjaron pasional sentimiento

y el milagro de un beso conmovió al pensamiento.

Yo no tengo la culpa y que nadie se asombre

de alumbrar mi camino con el sol de tu nombre,

porque tú eres el mundo que yo siempre he soñado

y hasta ignoro si amarte es virtud o es pecado.

Si me agobian las penas eres flor de ternura

tienes una sonrisa para cada amargura,

mi dolor sin distancia lo borra tu mirada,

sólo existo si escucho tu voz enamorada.

Para el último instante hacia la eternidad

te ruego que me entregues a la inmortalidad…,

una lágrima tuya me dará la razón:

!Quiero ser inmortal!…, pero en tu corazón.

Fuente: http://www.artefenix.net/