Amor sin final, Madrigal azul y Manos divinas por Manuel Leyva

Views: 52

Por Manuel Salvador Leyva Martínez.

AMOR SIN FINAL

¿Qué te ofrece un poeta…?

!Lo que nadie te ofrenda!

Te brindaré el tesoro de mis íntimos versos

las primicias sublimes que tu amor inspiró,

te daré totalmente mi amante poesía

jurando que te adoro…, como venero a Dios.

Oirás mis palabras de ideal fidelidad

mi oferta y testimonio de amarte eternamente,

de alfombrar tu camino con pétalos de mi alma

y colmar de caricias tu adorable existir.

Finalmente, !lo juro!, hasta mi propia vida

se tenderá a tus plantas con fervor pasional…

Total, si no me quieres, yo bien sé que eres mía

porque eres mi poema, más bello e inmortal.

¿Qué te ofrece un poeta?

!Un amor sin final!…

MADRIGAL AZUL

Es el color azul beso del tiempo

en la piel del espacio y lontananza,

es sonata de cielo y horizonte

si un poeta le canta a la esperanza.

El azul es un beso en la fragancia

del añil irisado de las flores,

es líquida turquesa de laguna

y en el mar es alfombra de fulgores.

Pero el azul de azules que venero

y ama mi corazón, puesto de hinojos,

es el zafiro azul de tu mirada,

cuando azulmente besas…, con tus ojos.

MANOS DIVINAS

Las manos de mi madre, las amo por divinas

desde la cuna son mi más bendito amparo,

en oscuras tinieblas son luminoso faro

que orientan sabiamente mis sendas peregrinas.

Manos que me liberan de cardos y de espinas

que son en todo horario mi tesoro más caro,

cuando ellas me acarician mi vida es cielo claro

sin negros nubarrones o angustias mortecinas.

Las manos de mi madre, son rubias azucenas

que en el jardín del tiempo me dan horas serenas

y el aroma sublime de la tranquilidad;

por su excelsa ternura protegiendo mis pasos

y por ser un viandante, sin temor a fracasos,

son la gloria infinita de mi felicidad.

Fuente: http://www.artefenix.net/