Danza de Tigres de Zitlala: Danza, Teatralidad, Ritual y Lucha.

Views: 1412

Los habitantes nahuas de la comunidad indígena de Tlalcozotitlán, municipio de Copalillo, en Guerrero, platican de la existencia de cuatro monolitos en forma de cabeza de jaguar ubicados en el Centro Ceremonial llamado Teopantekuanitlán. En Tlaltempanapa y Quetzalcoatlán de las Palmas, municipio de Zitlala, las personas identifican pinturas rupestres y figuras de jaguar.

En esta región nahua del estado de Guerrero, se sigue conservando el ritual de petición de lluvias, el cual consiste en la pelea de hombres Jaguar, popularmente conocida como la “pelea de Tigres”.

Danza de Tigres de Zitlala - Danza, Teatralidad, Ritual y Lucha.
Danza de Tigres de Zitlala – Danza, Teatralidad, Ritual y Lucha.

Una vez que los Dioses se han llenado de alimento, de alabanzas y cantos durante el Atzatziliztli, en el cerro del Cruzco (cerro sagrado del pueblo), corresponde a los hombres Jaguar dar de beber a los Dioses para que el cielo caiga, por medio de acciones de poder y fuerza representadas en la pelea del 5 de mayo.

Este día, desde muy temprano, el Capitán de cada barrio es el encargado de los preparativos de la pelea. Para ello recibió el apoyo de donaciones monetarias y en especie, mismas que pueden ser mezcal, cerveza, tequila, refresco, pollo, maíz y frijol, con lo cual ofrece de comer mole rojo y tamales de frijol acompañado de mezcal, con el fin de que los hombres Jaguar tengan fuerza para su combate.

Los Hombres Jaguar
Los Hombres Jaguar

Los hombres Jaguar llegan a casa del Capitán con sus trajes y máscaras para realizar pequeños rituales acompañadas con danzas antes de su partida a la explanada del pueblo. Con anterioridad han torcido las reatas de lazar en forma de un mazo; la rocían de mezcal para que se endurezca y quede purificada.

Esta reata representa el sonido del rayo que anuncia la llegada de las nubes. Su vestimenta es de tela o manta color amarillo o verde con manchas negras, como la piel de un jaguar. La máscara está confeccionada con varias capas de cuero de res curtido para proteger el rostro del hombre. Ésta es pacientemente acanalada y adornada con pelos de jabalí (animal que otorga su fuerza al jaguar), boca rasgada y ojos amplios de espejo. Algunas máscaras son tan antiguas que cuando son golpeadas con el mazo o reata, el polvo blanco surge de la máscara en señal de que tiene sed.

Tigre de Zitlala
Tigre de Zitlala

A las dos de la tarde, el Capitán del grupo da la orden para formar un contingente que se dirigirá al centro del pueblo a un costado del templo de San Nicolás de Tolentino. En el camino se unirán otros compañeros y la música de viento que los acompaña se vuelve más intensa.

Los hombres Jaguar mugen, gritan y realizan movimientos felinos. El último altar es un cuadrilátero. Los réferis de cada barrio son los que le autorizan al Jaguar mayor que se desprenda del núcleo y se posesione del centro de la explanada para retarse. La pelea puede durar entre cinco y a 20 minutos o hasta que uno de los competidores decide no seguir o es abatido. Cuando esto ocurre, se dice que los dioses han quedado satisfechos y que San Nicolás de Tolentino lo ha atestiguado.

Tigres Peleando
Tigres Peleando

Hay un dicho entre los pobladores de Zitlala sobre este ritual que reza: “Entre más sangre, más agua”; literalmente se refiere a la sangre derramada por los golpes del mazo que recibió cada peleador. Al día siguiente no quedara ningún rencor entre los contrincantes, se invitarán copas de mezcal y convivirán sin ningún tipo de odio.

Esta pelea es una muestra de la relación que tiene el pueblo nahua con la naturaleza. Es parte de su sistema ritual que permite año con año que la lluvia cubra los cultivos, lo que la comunidad considera la respuesta a su petición de lluvias, que se traduce en la cosecha de la milpa como un regalo de la tierra.

Fuente: www.danzarevista.mx