Tributo a Jaime Litvak King

Views: 196

Guerrero y la primera civilización mesoamericana

Louise I. Paradis

Université de Montréal

Jaime, esta ponencia que se transformó en una contribución a un libro para ti, te la debo y te la dedico. Me diste mucho pero, sobre todo, me enseñaste a saber que la investigación implica problemas a resolver pero que si no se toman en cuenta y no se disfrutan los lugares y la gente con quien se hace, no vale la pena. ¡Espero haber oído bien!

Itinerario olmeca

Mi interés por la cuestión olmeca empezó en 1966 cuando, siendo estudiante, participé en las investigaciones de Paul Tolstoy en la cuenca de México. Publicamos un artículo en el cual definimos la cronología del Preclásico en la cuenca de México y determinamos que el estilo olmeca había aparecido hacia 1200 antes de nuestra era (aC) cuando se integró a los productos culturales de esta región que presentaban una larga y compleja historia previa (Tolstoy y Paradis 1970). Posteriormente, fue el sistema de representación olmeca que me llevó a Guerrero. En 1970, éste sólo se conocía en el estado a través de pequeños y hermosos objetos de piedra pulida que se encontraban en museos y colecciones privadas; también se conocían ejemplos de pintura rupestre en Oxtotitlán y en Juxtlahuaca pero, en todos los casos, se desconocía su contexto cultural y su fechamiento. El objetivo de mi proyecto de tesis doctoral fue tratar de encontrar artefactos de estilo olmeca en contextos arqueológicos, con el fin de verificar la hipótesis de Miguel Covarrubias, quien proponía que Guerrero era su lugar de origen. Después de un recorrido por los libros y en los lugares prometedores, elegí la región de Tierra Caliente, ya que una estela de estilo olmeca se había encontrado en el pueblo de Amuco de la Reforma (Grove y Paradis 1971).

Continua aprendiendo aqui: Tributo a Jaime Litvak