Etnografía y costumbrismo. Pasajes guerrerenses en la obra de Altamirano

Views: 31

En la segunda mitad del siglo xix confluyen dos procesos intelectuales; por una parte, la conformación de la etnografía como disciplina científica y, por la otra, la creación de la literatura costumbrista. Ambos procesos tienen un tema en común: la descripción de pautas culturales, tradiciones, costumbres. Un manual de la época describe así a la etnografía:

Mientras el antropólogo se dedica a estudiar al hombre como a ejemplar de una especie o género zoológico, en todos los elementos particulares de su organismo, el etnógrafo lo examina como unido en consorcio con sus semejantes, inquiriendo los pasos que en su marcha hacia la sociabilidad y cultura ha dado; indagando por qué combinaciones de elementos intrínsecos, y por qué concurso de circunstancias externas, hayan venido a disponer diversamente las alternativas de cada pueblo, sus costumbres, sus instituciones, sus religiones, sus lenguas, etc., tratando, en fin, de extraer de entre el cúmulo de hechos confusos y no pocas veces contradictorios, un principio de razón o de ley. En nuestro país, el interés por describir las pautas culturales de la población arranca ya desde el trabajo de los cronistas, pasando por la obra de Clavijero y Orozco y Berra, entre otros, quienes se interesaron por conocer nuestra diversidad cultural.

En su proceso de conformación como disciplina científica, las descripciones que realizaron viajeros ilustrados son el antecedente de trabajos como los que realizaron Lumholtz y Diguet a fines del siglo XIX. Asimismo, durante el Porfiriato se incluyen objetos etnográficos en las exposiciones internacionales donde México tuvo presencia. Mas sería hasta principios del siglo pasado cuando se formalice la formación de antropólogos con la creación de la Escuela Internacional de Arqueología y Etnología Americanas.

Por otra parte, el costumbrismo es definido por Chang-Rodríguez y Filer como la “Tendencia o género literario que se caracteriza por el retrato e interpretación de las costumbres y tipos del País. La descripción que resulta es conocida como ‘cuadro de costumbres’ si retrata una escena típica, o ‘artículo de costumbres’ si describe con tono humorístico y satírico algún aspecto de la vida”.

Por lo que los “artículos de costumbres son bocetos cortos en los que se pintan costumbres, usos, hábitos, tipos característicos o representativos de la sociedad, paisaje, diversiones y hasta animales, unas veces con el ánimo de divertir (cuadros amenos) y otras con marcada intención de crítica social y de indicar reformas con dimensión moralizadora”.