El inicio de un largo viaje

Views: 61

El inicio de un largo viaje: Arqueología y promoción del patrimonio cultural en la costa sureste de Guerrero, México

Resumen

Este artículo presenta los resultados del Proyecto del Atlas Arqueológico de las Costas de Guerrero (temporadas 2009-2011). La atención se centra en el patrimonio cultural a lo largo de la costa sureste de Guerrero, México. Las Exploraciones Sistemáticas se convierten en una estrategia eficiente para el registro de sitios a escala regional, con base a una evaluación previa y sistematización del archivo de Centro INAH-Guerrero. El registro arqueológico abarca sitios precolombinos con arquitectura monumental, arte rupestre y basurales, edificios históricos y  manuscritos que datan del siglo XIX. Por último, también se consideran las cuestiones relacionadas con la promoción del patrimonio cultural mientras se llevan a cabo exploraciones sistemáticas.

La región

La costa sureste de Guerrero es un territorio ubicado al sureste de México que se extiende desde la bahía de Acapulco hasta los límites con Oaxaca. El área de estudio combina fronteras naturales y arbitrarias. Los Lomeríos de la Vertiente del Pacífico establecen la frontera norte; el río Papagayo define el límite oeste, mientras que la línea costera del Océano Pacífico enmarca la región por el sur. La frontera política con el estado de Oaxaca delimita la porción oriental del área de estudio, si bien, se trata de un límite arbitrario definido “bajo criterios insensibles a fronteras culturales o naturales” (Plog et al., 1978: 385). Sin embargo, se parte del supuesto de que esta frontera contemporánea no necesariamente ha influido en el desarrollo histórico de la región.

Los antecedentes arqueológicos

La investigación arqueológica en la costa de Guerrero se ha limitado a trabajos aislados y de corta duración, los cuales se remontan a las décadas de 1930 y 1940 (Schmidt y Litvak, 1986). La segunda mitad del siglo XX se convirtió en escenario de visitas esporádicas; vale recordar las exploraciones de Román Piña Chan (1960). Recientemente, Gerardo Gutiérrez (2007) emprendió un recorrido de superficie al sureste de Guerrero hacia principios del siglo XXI. A pesar de estos esfuerzos, la costa sureste de Guerrero fue considerada como un área inexplorada por muchos años (Schmidt y Litvak, 1986).

El registro de sitios en la costa sureste de Guerrero

En lo referente a la prospección arqueológica, “las exploraciones de superficie son formas simples de estudios de patrón de asentamiento, con poca o nula necesidad de un trasfondo teórico” (Parsons, 1990: s. p.). Las expediciones de Robert Weitlaner y Robert Barlow (1944) en la costa noroeste de Guerrero ocurridas en la década de 1940 son ejemplos de este tipo de exploraciones de superficie.

Desde la contribución de Gordon Willey (1953) a los estudios de patrón de asentamiento, los arqueólogos han desarrollado métodos sistemáticos para registrar evidencia en áreas bien definidas, implementado recorridos por cubrimiento total y recorridos por muestreo (Kowalewski, 1990; Plog, 1976; Redman, 1974; Schiffer et al., 1978).

El Proyecto Atlas de Guerrero buscó un punto intermedio en el registro de evidencia arqueológica a escala regional frente a las limitaciones en tiempo, recursos y equipo. En este sentido, se aplicaron estrategias conjuntas de recorridos sistemáticos y no sistemáticos con la definición “Exploraciones Sistemáticas”. Esta modalidad de recorridos se apoya en una reflexión hecha por Jeffrey Parsons hace diez años. En concreto, Parsons (2004) subraya que “la mejor forma para desarrollar una metodología de cubrimiento que destaque la recolección de información sistemáticamente, con recursos y tiempo limitados en áreas muy grandes, es combinando métodos de recorrido extensivos e intensivos” (s. p.)

Quieres seguir leyendo has clic en el siguiente enlace: El inicio de un largo viaje