Distancia

Views: 161

Antolín Orozco y León Esteban son también representativos de la poesía de tierra caliente, ambos han sido impulsados desde los talleres literarios promovidos por el maestro Hernández Avelar (1930), uno de los poetas vivos calentanos más destacados no solo por su calidad lírica sino por si disposición humana y generosidad demostrada en el impulso de los talleres de poesía y ediciones en esa apartada y abrupta región.

Como buen calentano, Antolín se apega a la tierra, esa tierra caliente y agreste que se hace germinar con mucho esfuerzo, esa tierra que de tanto sudor derramado por la inclemencia del tiempo incrementa el apego al terruño. Su poesía germina en esos calores que lo adormecieron en la cuna, le canta a la tierra, a los ríos, al viento y, por supuesto, a las musas de las calidad aguas de aquellas regiones:

Distancia

QUE LASTIMA, AMOR

que tus flores se marchiten

en el amanecer

de una esperanza

Que lastima, amor

que tus avecillas, enjauladas,

permanezcan en jardines artificiales

Que lastima, amor

que la distancia y los Andes

marquen tu rostro con huellas

de desesperación.

Que lastima, amor

que unas botas infames

pisotearan tu huerto

Que lastima, amor

que no estemos juntos

para soltar palomas en la eternidad.

Visita

EL SOL VISITO MI CASA DE ADOBES AMARILLOS

alumbró los recuerdos

que permanecían en la sombra espectral de noches vacías

a punto de extinguirse

por el frio callado de ayeres sin memoria.

Vuelo-de-tigre
Continua leyendo poesía guerrerense en el siguiente enlace: Vuelo de tigre

Fuente: Manzano, A. M. (2014). “Vuelo de tigre”. Antología de poesía guerrerense., D. F.: Universidad Autónoma de Guerrero / Ediciones Eón (Poesía).